Política

Principios y puntos de una reforma migratoria amplia

La reforma debe promover las oportunidades económicas. Nuestra visión de reforma es la de inmigrantes y ciudadanos trabajando codo a codo, con las mismas protecciones laborales, el mismo acceso a programas y servicios, el debido proceso y la confianza en un sistema que funcione para ellos y sus familias. Esta es nuestra visión de una nación más fuerte. Debemos renovar nuestro compromiso de ayudar a todos los estadounidenses de bajos ingresos a mejorar sus perspectivas de empleo y a subir en la escala económica. Nuestra visión de reforma es la de una marea creciente que alza a todos los botes.

La reforma debe ser amplia. Si no reformamos el sistema como un todo, no resolveremos los problemas que nos ocupan. Los puntos necesarios se mencionan a continuación.

Una reforma duradera requiere soluciones duraderas. Debemos tratar las causas fundamentales de la migración, nuestra relación con otras naciones y trabajar en conjunto para elaborar estrategias de largo plazo que mejoren las condiciones económicas en las regiones desde donde surgen grandes cantidades de migrantes económicos.

Puntos clave de la reforma migratoria amplia

1) Mejorar la seguridad de nuestra nación con una política de cumplimiento de la ley razonable. Una vez que la reforma migratoria amplia sea aprobada, debemos garantizar que exista una estrategia de cumplimiento de la ley razonable que preserve la seguridad en los Estados Unidos. Esto significa priorizar las acciones de aplicación de las leyes ante amenazas genuinas, procesar a los empleadores inescrupulosos que exploten a empleados vulnerables y evitar la explotación del sistema migratorio por parte de aquéllos que pretender hacerle daño al país. Una estrategia eficaz no debe comprender el uso continuo de las agencias del orden público locales para hacer cumplir las leyes federales de inmigración y realizar redadas migratorias indiscriminadas en barrios y lugares de trabajo. La aplicación de las leyes en las fronteras debe reflejar los valores estadounidenses, otorgando prioridad a la seguridad de las comunidades fronterizas y con consultas a estas comunidades en el proceso.

2) Proteger los derechos fundamentales de todos. Nuestro sistema de aplicación de las leyes migratorias debe reflejar los valores estadounidenses de debido proceso y de derechos civiles para todas las personas. La reforma debe incluir el derecho de toda persona a un día con justicia en los tribunales. La aplicación de las leyes debe estar sujeta a mecanismos de rendición de cuentas. Deben tenerse en cuenta alternativas a la detención y las poblaciones vulnerables deben recibir protección especial. La detención debe ser el último recurso y deben existir normas de detención legalmente aplicables.

3) Enfoque racional y humanitario hacia la población indocumentada. Para los 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en este país, debemos crear un proceso que conduzca al estatus de residente permanente legal y eventualmente a la ciudadanía. Los inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en los Estados Unidos deben ser contabilizados a través de un programa de registro que comprenda someterse de manera razonable a averiguaciones de antecedentes penales, pagar las multas pertinentes, pagar impuestos y estudiar inglés. Si satisfacen estos requisitos, los inmigrantes indocumentados deben ser beneficiados con el estatus permanente legal y con el camino a la ciudadanía.

4) Mantener a las familias estadounidenses unidas y reducir las demoras burocráticas de inmigración. Nuestros obsoletos canales de inmigración familiar, que mantuvieron a los familiares cercanos separados durante décadas, deben reformarse para restablecer nuestro compromiso con la promoción de la unidad familiar. Debe agilizarse la admisión de las personas atascadas en los trámites sin fin y las personas admitidas con visas de trabajo deben poder mantener su familia nuclear intacta.

5) Garantizar las vías apropiadas para que los trabajadores puedan ingresar legalmente en el futuro con todos los derechos del trabajador y protecciones laborales. Debemos proteger el derecho de todos los trabajadores de organizarse y negociar de manera colectiva, sin importar si nacieron en los Estados Unidos o en el extranjero. Todo sistema de verificación de empleo debe determinar la autorización de trabajo de manera precisa y eficiente, y proteger al mismo tiempo a los trabajadores y a los empleadores de buena fe, y debe tener el debido proceso y las protecciones de privacidad necesarias.

6) Asignar visas suficientes para cerrar los canales migratorios ilegales. Uno de los grandes defectos de nuestro actual sistema migratorio basado en el empleo es que el nivel de inmigración legal es fijado arbitrariamente por el Congreso sin tener en cuenta las necesidades reales del mercado laboral. Los canales migratorios extralegales resultantes generaron una economía sumergida que permitió que empleadores inescrupulosos manipularan el sistema en detrimento de los trabajadores y empleadores serios por igual. Todo paquete de reforma debe asignar visas de trabajo a través de una comisión independiente que pueda evaluar la escasez laboral y determinar la cantidad y las características de los trabajadores extranjeros que deben admitirse, con la aprobación del Congreso.

7) Promover la integración de los inmigrantes. El gobierno federal debe ayudar a los nuevos inmigrantes a convertirse en ciudadanos si reúnen los requisitos y a aprender nuestro idioma y nuestras leyes, y deben garantizar la igualdad de oportunidades para que participen en programas y servicios, y apoyar los esfuerzos de los gobiernos locales y estatales para ayudar a integrar a estos nuevos estadounidenses.

 

Site by Fuse IQ